En Lima… Concluyó exitosamente la V Feria del Torero Aficionado

El último sábado, 31 de agosto, se dio en la Plaza de Toros La Esperanza, del distrito limeño de Lurín, la final de la V Feria del Torero Aficionado, donde actuaron los seis finalistas que accedieron a ella, tras sus triunfos y clasificación respectiva, durante las anteriores fechas de participación. El ganadero don Aníbal Vásquez Nacarino presentó un extraordinario encierro de vacas seleccionadas de sus hierros. De buenas hechuras, predominantemente coloradas y castañas chorreadas, tuvieron desplazamiento, acometividad y ese toque de bravura que en más de una aportó transmisión.

Detalles:

En esta oportunidad, el homenajeado fue el llamado Ángel de los toreros, el doctor César Baltazar Mateo, médico cirujano, Jefe de los servicios médicos de la Plaza de Acho.

Se registró la mejor entrada de toda la feria, prácticamente llenas las filas de butacas.

Como todas las tardes hizo el despeje de plaza la grácil amazona Andrea Sempértegui.

Estuvieron bien los varilargueros, Rafael López y Cristian Cahuantico, como en la brega el siempre eficiente torero Alonso Mamani.

Destacaron en el repase de las reses, los aspirantes a novilleros, Jonathan Mendoza y Gregorio Morales que se llevó calurosa ovación y acompañó la vuelta al ruedo con el ganadero y su torero.

___________________________

Hicieron el paseíllo final de esta exitosa convocatoria que la Asociación de Toreros Aficionados promueve llevándola a cabo durante el primer lustro cumplido en la presente temporada, los toreros aficionados (antaño eran nombrados como señoritos toreros) Juan Manuel Roca Rey, José Ignacio Bullard, Luis Herencia, Rodrigo Bullard, Giancarlo Guzmán y Camilo Rondinel.

Antes, a modo de primer festival de la tarde, hicieron lo propio deleitando cuatro matadores de toros en retiro: Guillermo Santillana, Flavio Carrillo, Aníbal Vásquez y Claudio Ronge.

Todos ellos compitieron, en el caso de los primeros, y disfrutaron haciendo disfrutar por igual los segundos, ante excelentes vacas de la familia Vásquez Nacarino.

Juan Manuel Roca Rey, abrió plaza lanceando con solvencia y gusto el capote ante la vaca castaña chorreada en morcillo, apenas blandita y a la que encontrándole el sitio y entendiéndola, le instrumentó series cortas impregnadas de torería y buen gusto. Toreo sentido para enaltecer los sentidos; le deja reponer para luego colocarle la muleta tal como pedía. Al final, quedó más recostadita por el izquierdo. Vuelta al ruedo merecidamente.

José Ignacio Bullard, esta vez porfió más por extraer lo que la vaca tocada en suerte podía dar. Con temple y a media altura sustentó una actuación decorosa pese a no encontrar mayores posibilidades por la condición reservona de la vaquillona. Recibió aparatosa voltereta al entrar a por todas y verdad, simulando la suerte suprema.

Luis Lucho Herencia, tuvo para sí una de las mejores pupilas que trajo el ganadero, y la aprovechó en extremo y bien. Vaca que mostró calidad, creció y fue para más, con la que el polifacético torero práctico toreó a placer, gustándose y realizando una faena limpia de principio a fin. Cierto que la vaca se toreaba sola pero fue en manos de Lucho que se dejó ver, siendo agradecida al no ser ─con buen criterio─ exigida por su lidiador, aunque quizás careciendo apenas de ese sutil y necesario chispazo para terminar de conectar.

Con más muletazos aún, también pudo entusiasmar en manos del repasador Gregorio Goyo Morales, que no desperdició la oportunidad brindada por el ganadero. Finalmente, clamorosa vuelta al ruedo de ganadero, repasador y torero aficionado como reconocimiento del público conocedor hacia ellos. Emotivo instante que trasluce la mística y propósito del torero aficionado.

Giancarlo Guzmán, no pudo redituar las grandes actuaciones que lo llevaron hasta estas instancias, pero es claro que voluntad y entrega le puso, como también pinceladas de su toreo caro y refinado. Sin transmisión, la vaca no le colaboró mucho y a ratos los muletazos fueron dándole salida que rematando por dentro. No obstante, el buen Gianca, dejó en alto su plaza.

Rodrigo Bullard, tal como entiende y domina un colosal Boeing 267, pareciera que establece siempre un diálogo comunicador con las reses bravas. Esta vez, a la suya, le faltó el necesario empuje para despegar. Vaca de bonitas hechuras pero falta de codicia, sin transmisión, iba muy arriba y a la que tuvo que porfiar por bajo. Dejó su buen hacer que fue reconocido con la vuelta al ruedo.

Camilo Rondinel, entusiasta torero que ha dado ese pasito adelante que la mayoría de aficionados duda en acometer. Llegó a esta final tras su bullidor triunfo de la semana pasada, teniendo una muy buena vaca, de gran clase para embestir cuando pedía las distancias y no cercanías para llevarla larga y toreada. Voluntarioso el torero ayacuchano agradeció las palmas de la concurrencia.

El triunfador de la fecha y de la feria, se dilucidó entre los dos que estuvieron mejor, considerando finalmente el jurado por mayoría declarar como tal a Juan Manuel Roca Rey y en segundo lugar a Luis Herencia.

Concluida esta celebrada cita con la afición limeña, la ATA, ya anuncia la realización una vez más de la Feria de la Amistad 2019,  en beneficio de los niños del distrito del Rímac, con dos festivales para aficionados prácticos a desarrollarse los días  1° y 2° de noviembre de este año en la Plaza de Toros de Acho, donde actuarán aficionados de España, México, Ecuador y Perú; siendo el ganado reseñado de las ganaderías de  Santa Rosa, El Rosario y Salvador Sánchez, respectivamente.

__________________________

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________