En Huesca… Gran tarde de Ginés Marín, logra la Puerta Grande

Huesca. Lunes 12 de agosto. Tercera de la Feria de la Albahaca. Se lidiaron toros de Sánchez-Arjona, devuelto el 1°, salió descoordinado. El 1° bis del mismo hierro. Un lote alto, con caja, no muy ofensivos de pitones, con falta de casta, a excepción de los 2° y 5° de mejor notas, noble y con transmisión. Lleno en los tendidos.

Cayetano: Silencio y silencio.

Ginés Marín: Ovación con saludos tras petición y dos orejas.

Pablo Aguado, quien sustituyó a Roca Rey: Ovación con saludos y silencio.

Detalles:

Fue intervenido en la enfermería Ángel Gómez Pascual por una cornada cuando estuvo al quite de Cayetano en apuros.

También paso por sus propios pies a la enfermería Pablo Aguado tras ser feamente cogido en los aires.

Parte médico de Ángel Gómez Pascual: “Herida por asta de toro en el muslo derecho con orificio de entrada en el tercio inferior con un colgajo cutáneo de una extensión aproximada de unos 12 cm; presenta un trayecto hacia arriba y adentro de unos 30 cm, con gran despegamiento del celular subcutáneo y graves lesiones en aponeurosis y músculo vasto interno, siendo éste seccionado en casi su totalidad. Intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general. Pronóstico: Grave. Una vez intervenido se remite al Hospital San Jorge. Fdo: Dr. Enrique Crespo Rubio”.

Parte médico de Pablo Aguado: “Contusión en codo izquierdo a nivel tercio proximal del cúbito. Pronóstico: Reservado. La lesión no le impide continuar la lidia. Se recomienda estudio radiológico. Fdo: Dr. Enrique Crespo Rubio”.

Un hecho insólito, el tiro de mulillas no pudo sacar al cuarto toro por lo que se tuvo que usar una furgoneta.

___________________________

La tercera tarde de la Feria, tuvo el viento con invitado y protagonista, siendo Eleo el responsable de las circunstancias, y posiblemente del percance de Ángel Gómez Pascual. A pesar Gines Marín es, hasta ahora, el gran triunfador de este abono, venciendo al molesto viento que no le quitó las ganas.

Cayetano paso sin pena ni gloria, bastante contrariado se quedó. Pablo Aguado sufrió un percance en su primero pero tampoco estuvo a la altura en el sexto. No solo valen tomar las sustituciones, hay que justificarse en las plazas.

Un día de sustos del cual fue resultado empitonado Javier Gómez Pascual de una cornada con pronóstico grave. Recordemos que los astados de Sánchez-Arjona son actualmente de procedencia Domecq, antiguamente llevaron sangre Coquilla.

Salió el primer astado de Arjona del toril descoordinado por lo que, tras las protestas del que paga, el presidente lo hechó para atrás. El 1° bis de hierro titular fue alto y con cierta presencia.

Bien rematado por Cayetano en una media en los medios. Pero tras un apuro de Rivera del cual le salvo de una cogida el quite de Ángel Gómez Pascual que a su vez fue empitonado en el muslo derecho de pronóstico grave. El toro fue violento en todos los tercios. Tras la puya, se quedó también mermado de facultades y bajo de tono, pero siempre muy molesto.

Cayetano no consiguió acoplarse. O por el viento o la cornada de su subalterno, Cayetano se quedó algo descentrado. Mató de un perfecto volapié de muy buena colocación, pero todo quedó en silencio.

Con el cuarto, ni pena ni gloria con el percal y entró en la cabalgadura haciendo sonar el estribo, fue bastante castigado en el solitario puyazo. A pesar, tuvo esperanzas Cayetano quien lo brindó al público.

Pero entre la falta de clase de su oponente y la presencia inoportuna de Eleo, Cayetano se mostró enrabietado y no estuvo a gusto, citando en varias ocasiones el astado desde Calatayud. Se le atragantó la tarde y no fue su día. Mató de una media tendida y caída. Oyó los silencios

Otro toro alto y con trapío para el primero de Gines Marín que no pudo estirarse a la verónica por el viento. En varas, el toro huyó al sentir el hierro, la prueba de su falta de raza. Hoy sí que pudimos gozar de quites, cuatro chicuelinas de Gines Marín de buena factura.

Brindó su trasteo al respetable e inició con la tela roja de rodillas. Demostró el extremeño todas sus ganas y su oficio, no quisó dejarse nada en el esportón. Al final el toro tuvo movilidad, y Marín supo y pudo lograr tandas de gran calado sobre todo por el izquierdo.

Llegó a conectar con los tendidos de sombra toreando al natural sin efectismos. La pena que cuando tenía las orejas cortadas pinchó, otro a un tiempo, y clavó una entera trasera y caída. Tras petición, recibió una sincera ovación desde los medios.

Cornigacho y cerrado de pitones, un tanto feo, salió el quinto y con la espina clavada, lo saludo con una larga afarolada de rodilla, luego, con la mano muy baja por delantales y así por verónicas templadas de auténtico cartel hasta los medios. Justito de raza se mostró en la cabalgadura, que casi ni se picó.

Y Marín, de nuevo y con el viento en contra, se volvió a lucirse en quite por chicuelinas. Se hachaba de menos desde el inicio de la feria la suerte de quites. Brindó el astado al publico quedándose claras sus intenciones. Dibujó una verdadera obra de arte con naturalidad por los dos pitones aprovechando la nobleza y largura de su oponente.

Llegando a plasmar unos soberbios pases de pecho hasta la hombrera contraria, mirando al tendido. Eso sí, a Marín le tocó el mejor lote. Luego, siguió recortando las distancias y llegó el cénit con naturales de gran calado. Remató de rodillas y un par de bernadinas ajustadas. La culminación llegó con una gran estocada en el oyó de las agujas de efecto fulminante que le valió dos orejas de ley.

Se presentada Pablo Aguado en el coso oscense y muchos lo querían ver por el norte. Recibió al tercero por delantales, verónicas y chicuelinas, ya el toro no estaba sobrado de fuerzas y peleó en varas sin clase haciendo sonar el estribo.

En banderillas, cuando los aficionados soñaban por ver a Iván García con los garapullos, el presidente, Luis López se saltó el reglamento aragonés que pide por lo menos tres entradas para cambiar el tercio, por lo que nos quedamos con solo dos pares.

Brindó Aguado al tendido y empezó sometiéndole por bajo, el toro tuvo la virtud de la prontitud, pero no se confió en el inicio del trasteo, le costó a Aguado meterse en faena ante un toro con cierto peligro.

Cuando lo estaba logrando, después de un buen pase de pecho, nos asustó Aguado, siendo volteado de fea manera en la cara del Arjona en unos segundos eternos. Allí se llevo la paliza en su codo izquierdo del cual fue atendido posteriormente. No acertó con los aceros, pinchazo hondo y dos descabellos. Recibió una ovación y pasó por sus pies a la enfermería.

Con el toro de la Jotica, se estiró por verónicas Pablo Aguado tras los cuales el astado dio una vuelta de campana, que, a buen seguro, no le ayudó. En la vara de Juan Carlos Sanchez empujó llevándose el caballo hacía fuera.

De nuevo inició su trasteo por bajo, pero el toro no humilló y hasta deslucido quedó en la tela roja, con poca clase y mintiéndose por dentro. Mató de un pinchazo y una media estocada desprendida con el uso del vergudillo.

Oyó los silencios. El público se quedó sin ver al llamado toreo de revelación de la temporada. No lo permitieron ni los toros ni las circunstancias, pero tampoco hizo el esfuerzo Aguado quien debe ganarse los contratos en los ruedos y no por las sustituciones.

Nos quedamos con la gran disposición, la plenitud, la frescura y los profundos naturales de Gines Marín quien llama a las puertas de las empresas para tener un lugar de privilegio.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir 

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________