En Toledo… El Juli y Álvaro Lorenzo abren la puerta grande en la festividad del Corpus Christi

Toledo. 20 de junio de 2019. Tradicional corrida de la festividad del Corpus Christi. Tres cuartos de entrada. Toros de Alcurrucén. Fueron reservones y mansos. El sexto tuvo presencia, y el quinto fue el mejor de la corrida.

Morante de la Puebla: Pitos y pitos.

Julián López El Juli: Oreja y dos orejas.

José María Manzanares: Ovación y ovación.

Álvaro Lorenzo: Dos orejas y oreja.

_____________________________

El primero de la tarde, colorado de 503 Kg, fue un astado que no embistió en el caballo. Morante hizo de las suyas con el capote, pero la faena se quedó únicamente en eso. Un torero sin ganas frente a un toro manso que no embistió en la muleta en ningún momento. Algo podría haber aprovechado el de La Puebla, pero se quedó en nada. Pinchazo. Pitos.

El cuarto astado negro salpicado fue un manso que no terminó de embestir en ninguna tanda y  rechazaba acudir al caballo. No toreó el de La Puebla ni intentó sacar alguna virtud del toro, por lo que se llevó los pitos de toda la plaza y los gritos de “¡Fuera, fuera!”. Se lo quiso despachar con mucha prontitud, y a penas conectó con la plaza. Pinchazo y pitos para él.

Recibió El Juli al Segundo de la tarde con unos intentos de verónicas a pies juntos de las que le salió bien la última. Se enceló en el caballo empujando, aunque no mucho por abajo, pero cumplió en varas. Tras ello, remató por chicuelinas el diestro, haciéndose valer con la capa. En banderillas fue presto y rápido. Más tarde, durante la faena, el toro repetía con celo para dar lugar a tandas ligadas y serias, pero con poco porte. El Juli hizo de las suyas para intentar someterlo por ambos pitones, pero no hubo demasiada conexión con el tendido. A pesar de todo lo anterior, por su estocada entera aunque mal situada, el público le concedió una oreja.

Salió para el un quinto que buscó la querencia al igual que sus hermanos. Tuvo un comportamiento muy parecido al del resto de la corrida, y no se empleó demasiado en el caballo. En banderillas costó encontrarle los adentros, pero sí que proporcionó un tercio vistoso y fluido. En la faena supo administrar las capacidades del toro. Vio que el pitón del toro era el izquierdo, y por ahí supo extraer lo mejor que tenía dentro el cornúpeta. El público entendió bien su actuación, muy medida y dentro totalmente del estilo que suele frecuentar. La faena de Julián fue muy acompasada y equilibrada a las fuerzas del toro, ya que supo gestionar bien cada momento, y se ganó así al tendido. Lo mató con una estocada entera, por lo cual recibió las dos orejas.

El tercero de la tarde salió con fuerza de los toriles y empujó en el caballo hasta conseguir derribar al picador. El astado colorado embistió con gran recorrido y entrega en la muleta de un Manzanares que toreó una faena sentida por unos derechazos llenos de sentimiento con la clásica y propia elegancia de este torero, rematando por unos pases de pechos muy largos. Fue una faena sentida que consiguió llenar al público. Los aceros hicieron que perdiera el trofeo. Pinchazo y estocada entera. Ovación.

Manzanares comenzó doblándose por verónicas muy limpias frene a un astado con fuerza que empujó en el caballo y se arrancó desde lejos. En banderillas mostró un gran comportamiento, lo que vendría en el resto de la faena, la cual fue cuajada muy digna, entrelazando derechazos por las dos manos y arrimándose, de modo que conectó con el tendido pero no llegó a encontrar todas las posibilidades del toro. Hizo una faena seria y con repetición, más no caló en el público con demasiada fuerza. Pinchó en varias ocasiones, y eso le privó del tímido trofeo que podría haber cortado.

Álvaro Lorenzo recibió al primero de su lote de buenas maneras. Buscó la querencia en los primeros compases, para más tarde ser pronto y dotado de brío a la hora de acudir al peto y a las banderillas. Comenzó su faena con las dos rodillas en tierra, con lo cual conectó sobremanera con el respetable. Su actuación desde ahí fue hacia arriba. Por ambas manos, deleitando al público con derechazos y naturales dignos de muy buena categoría. Consiguió ligar tandas muy templadas por la mano derecha, y trazar pases de pecho que eran eternos. Contó con el favor del público. Remató intentando alargar aún más los pases de pecho en los terrenos del tendido 2. Tras matar de estocada entera, el público rubricó su actuación y pidió los trofeos con mucha fuerza.

El que cerró plaza era el más serio de la corrida. Mostró su fuerza más que ninguno en el caballo y en la lidia. Las banderillas fueron rápidas y con alegría. Comenzó su faena Álvaro Lorenzo de modo muy parecido a su anterior actuación, con lo que, teniendo al público en el bolsillo, redondeó una faena de bastante calidad y porte. Combinó por ambos pitones, y ligó de forma adecuada en su actuación. Bravo por él, abriendo la puerta grande.

Hoy en Toledo, se ha visto como el público aclamaba a su profeta, a Álvaro Lorenzo, el cual, saliendo por la puerta grande, se ganaba a su tierra natal. Morante de la Puebla recibió pitos, por no querer torear y despachar a sus toros con mucha antelación. Aún así, El Juli también salió a hombros, marcando buenas faenas, del mismo modo que Manzanares, que a pesar de sus fallos con la espada, trazó tercios de muleta de buenas maneras en la celebración del Corpus. ¡Viva la Fiesta!

____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________