Tito Fernández: “La Esperanza es la casa de todos los taurinos de buena voluntad”

La Esperanza es la casa de todos los taurinos de buena voluntad”: Tito Fernández

Quién no ha escuchado alguna vez esta expresión con la que el propietario del magnífico fundo ─convertido ahora en una nueva plaza de toros para la ciudad de Lima─ recibe a los que lo visitan.

Sea para albergar los concurridos festivales y tentaderos de la ATA, la Asociación de Toreros Aficionados; o simplemente en cualquiera de las ocasiones que son motivo para que la gente del toro se reúna allí a confraternizar.

Es que ése es el espíritu que mueve y trasluce la personalidad de este aficionado a los toros, caballos y gallos.

Me dice que “… hay muchas maneras de ser feliz.  Felizmente las encuentro en cosas tan simples como mirar a mi familia y oír relinchar a mis potros… la vida del campo es única”, y le creo.

Augusto Fernández Márquez, simplemente Tito para los amigos, es un chalaco ─gentilicio de los nacidos en el puerto del Callao─ que surgió a punta de esfuerzo y tesón. Cualidades que lo llevaron a decidir emigrar para construirse un sendero exitoso en los Estados Unidos donde tras dos décadas de residir allí, no solo fundó algunas de sus empresas sino que moldeó su carácter y temple para los negocios.

“Conocer otra realidad siendo tan joven determinó en mí la convicción de saber qué era lo que buscaba” me enfatiza, exhalando una bocanada de ese aire de campiña que trae aromas de los labrantíos colindantes aquí, en esta parte de la capital, Lurín o Pachcámac ─no está muy claro aún eso─ donde se ubica este cortijo maravilloso de La Esperanza,  que nos acoge entre hileras de geranios, ficus y buganvilias, sobre cuyo bucólico entorno domina cauteloso un imponente cerro tutelar.

Cualquiera supondría que el tiempo le sobra pues con toda la apacibilidad y el bucolismo que despierta su cortijo, demarcado dentro del área rural de la urbe metropolitana de Lima, difícil no imaginarlo tendido en una banca pasando buen rato del día allí.

Pero no, “… aunque no creas, tengo mucho trabajo y casi se me hace imposible abstraerme del mismo como yo quisiera…”, me recalca dándome la chance de repreguntarle: ¿entonces cómo haces para embarcarte en esto y estar al pendiente de todo? Piensa un segundo y me responde, “… lo mismo me pregunto, creo que me ayuda mi afición”, manifiesta este carismático empresario y altruista aficionado taurino con el que entablo la siguiente distendida y extensa conversación:

─¿ Con una vida hecha y lograda fuera, por qué regresas al Perú y te instalas nuevamente aquí ?

Yo fui uno de esos inmigrantes que salió del Perú sin querer, pero las circunstancias familiares me obligaron a irme a los 19 años de edad. Siempre tuve la esperanza de poder regresar a vivir en nuestro país. Luego, cuando mis hijos se fueron de casa, decidí regresar. Siempre sentí que dejaba algo inconcluso en mi tierra”.

─ Este lugar, La Esperanza, posee una energía positiva, buena vibra como se dice. ¿Cómo lo escogiste para luego convertirlo en tan espléndido cortijo?

Es una historia larga, pero trataré de hacerla corta. Uno de los viajes que hice al Perú, fue con un amigo mío, Memo Ampuero. Él me lleva a casa de la familia Villafuerte donde vi unos caballos y compré alguno de ellos, pero como no tenía dónde dejarlos por un tempo se los encargué a los mismos Villafuerte. Luego los pasé al cuidado de Flavio Carrillo, en Mamacona.

En uno de esos viajes que hacía para ver mis caballos, se me metió la idea de comprar un sitio propio. Salí de Mamacona a dar vueltas y vi un anuncio que decía: “Se vende chacra”, fui a verla de inmediato. Estando ya en medio de la chacra  sentí esa buena vibra que mucha gente me dice sentir cuando están en La Esperanza. Ese día la compré y poco a poco se convirtió en lo que tú conoces: La casa de todos los taurinos de buena voluntad”.

─Escuchándote evocarlo pareciera haberla tenido fácil, es indudable que no lo fue tanto…

Es fácil describirlo ahora, pero han pasado catorce años desde entonces. Aquí no había nada. Sin duda alguna fue la mejor compra de mi vida, esta casa es muy especial para mí, muchos de nosotros hemos pasado momentos muy bonitos y creado muchas anécdotas y vivencias en general, historias muy taurinas y hasta muy románticas.

Ahora empezamos una etapa nueva en La esperanza. Estamos llevándola a recibir más gente para hacer corridas de toros. Confío plenamente en que las cosas en funcionarán. Se que es un proyecto ambicioso y diferente, pero buscaremos el formato que más se acomode a la identidad de la casa”.

_____________________________

_____________________________

─¿ Y el nombre, cómo surge ?

Esperanza, para mí es la palabra más bonita de nuestro idioma, sin esperanza la vida sería muy triste. Como ya te comenté, yo siempre tuve la esperanza de regresar a mi tierra entonces no podía darle otro nombre a mi casa. Este lugar me trajo de vuelta a casa y me arropó en los momentos duros de la vida, conocí a mis mejores amigos acá en casa y me dio una familia extendida”.

─¿ Cambió en algo tu vida luego de construir La Esperanza, ves las cosas con otro cariz, tu sensación de bien estar, no del mero bienestar material, sino de haber encontrado un sitio y tiempo ideal ?

Qué buena pregunta, me hace mirar un poco mi pasado y buscar en mis emociones. Trataré de responderte. He vivido 27 años fuera del Perú, Dios me dio la oportunidad de tener muchas cosas materiales, he tenido suerte en la vida y si me preguntaras cuál es o fue mi propiedad favorita no sé qué te contestaría. En cambio, si me preguntas cuál lugar sentiste como tu hogar, la respuesta es clara: La Esperanza.

Aquí siempre hemos recibido gente, ya sean toreros que vienen a hacer temporada y necesitan una mano; familias de inmigrantes, o gente que simplemente necesitaba una ayuda. Tenemos muchos recuerdos de este tipo, entonces creo que este fundo me dio la herramienta para poder hacer lo que yo quería,  devolver un poco a la vida lo que a mí me dio. Cuando yo llegué a Estados Unidos, mucha gente me ayudó y los llevo en el corazón. Me gusta recibir en casa, gente que necesita un sitio donde descansar. Eso me hace sentir bien, me da bien estar, precisamente”.

─Empezaste criando caballos peruanos de paso, esa especie maravillosa de equinos que nos distingue mundialmente, pero también gallos de pelea y por supuesto eres taurino consumado e incluso torero práctico. Tres tradiciones identificativas de nuestra cultura…

Sí, me encantan los caballos peruanos. Los he criado de mucho tiempo. Aún tengo algunos pero no me siento criador de caballos, a pesar que en un momento llenó mi tiempo y mi interés. Los gallos también me gustan, pero descubrí rápidamente que no soy buen criador de estos. Más bien, prefiero ir a verlos pero no a participar. Los toros sí son algo que me atrapa, pienso mucho en toros todos los días y a toda hora. Mis mejores amigos viven del toro o para el toro, un amigo a quien yo considero mi hermano es el matador de toros, Emilio Serna”.

─Hablemos ya de La Esperanza, la Plaza de Toros en sí, que se entrega con la Feria La Oportunidad al calendario taurino limeño ¿qué finalidad persigue?

Creo que al Perú taurino le falta formalidad. Si seguimos con este alto contenido de informalidad, el producto que se genere seguirá siendo inferior y finalmente los aficionados actuales se seguirán aburriendo de ir a espectáculos mal organizados sintiéndose estafados. Quiero ser parte de un cambio, quiero hacer espectáculos formales para que la gente sepa que cuando venga a La Esperanza verá un espectáculo serio.

Apuesto a que si las cosas salen bien, será un camino al que mucha gente querrá unirse. En nuestro país, hay mucha afición, con muchas plazas de toros y solo falta mejorar el producto, darle seriedad y pienso que las cosas van a mejorar. Lo de la Plaza de La Esperanza es  solo la muestra de lo que queremos y podemos hacer. También urge crear espacios nuevos y diferentes para adecuarnos a los nuevos tiempos, creo que las plazas intimas y pequeñas podrían darnos cercanía y por ende mucha fuerza”.

─Con los festivales de la ATA, Asociación de Toreros Aficionados, el fundo destacó por ser un lugar agradable para las familias taurinas. ¿ Con los nuevos planes, cambiará en algo esa característica intima que mantenía ?

No, La Esperanza siempre será la casa de la ATA. No cambiará su feria en nada. Es más, cuando estaba planeando el cambio de la plaza de tientas a la placita de toros, lo más eficiente hubiese sido el derrumbar el palco y el salón Rincón de la ATA en favor de la nueva construcción, y eso fue a lo que me opuse pues ese rincón conserva muchos recuerdos y guarda la esencia de la ATA y eso es intocable”.

__________________________________

__________________________________

─¿ En ese sentido, qué rasgo singular identificará a La Esperanza ?

Como siempre será su energía, quien venga a un espectáculo taurino quiero que sienta que está como en casa”.

─¿ Cómo así ?

En lo taurino, queremos que tenga la seguridad de que se le ofrecerá un espectáculo de calidad. Que recibirá lo que le ofrecieron y más. Buscaremos el formato que a la gente le guste, a futuro me gustaría organizar festivales con figuras, formatos de cuatro toros más la fiesta, espero poder hacer muchas novilladas. Lo que más pegue es lo que haremos”.

─¿ Ante lo exigente de tu actividad empresarial, hacer gestión taurina representaría una especia de catarsis o tu burbuja particular ?

Sí, hacer cosas taurinas me gusta. En mi empresa me ganó la vida, pero lo de hacer cosas taurinas me gusta por su complejidad y su nivel de dificultad”.

─¿ Y por qué con TauroArte y un socio tan joven como Jhonny López para hacer empresa taurina?

Por su empuje y honestidad, Jhonny (López) es una persona con mucha convicción en lo que está haciendo, eso ya es difícil de encontrar en el mundo taurino. Nunca acepta el <No> como una palabra válida. Eso a mí me gusta mucho, los dos somos nuevos en esto de organizar eventos taurinos pero ya aprenderemos. Los errores ayudan”.

________________________________

________________________________

─¿ Luego de la Corrida de la Independencia dada el año pasado, ahora con La Oportunidad es aún prematuro aventurarse a decir que tendrá continuidad, esperemos que sí, por supuesto?

Nosotros también, eso lo dirá el aficionado con su presencia. Nuevamente estamos buscando el formato que a la gente le guste, ya sea la fecha suelta, quizás una feria bastante larga como lo es la de La Oportunidad son 5 fines de semana, o tal vez los festivales, no sé cuál sea finalmente el resultado pero lo estamos buscando y lo vamos a encontrar. Sería espectacular un serial de novilladas y que agrade la idea a la gente”.

─Bueno, si medimos por el esfuerzo y la inversión en las mejoras de la plaza, difícil suponer que no funcione. Es más, si no fuera así entonces ni modo, ya no funcionaría nada…

Queremos cubrir todos los peros <posibles>, claro, siempre existirán disconformes con los carteles, pero eso es normal, todos tenemos gustos diferentes y preferencias personales, pero seguiremos haciendo cambios hasta encontrar el camino. Mientras tanto seguiré trabajando en la casa y dotarla de la mejor infraestructura posible, para que sea la plaza que aspiro tener”.

─La Oportunidad busca un nivel aceptable de competitividad entre los toreros, algo que ciertos pocos recalcitrantes no han advertido. ¿ Cómo enfrentas las críticas tan disparatadas que les hacen?

Ya tengo 52 años de edad como para que algunas cosas me afecten de manera negativa, trato de tomar todas la críticas positivamente. Siempre después de leer algo negativo, me pregunto si tendrán razón y le doy validez a casi todas las críticas. Lo que no me gusta son los insultos, pero tampoco me afectan mucho, mi vida está llena de bendiciones, me concentro en lo positivo y no permito que lo negativo amargue lo bueno de mi vida”.

─ ¿El formato de La Oportunidad o su concepto, pudo haber incluido más toreros nacionales?

Sí, se pudo haber incluido más toreros nacionales pero creo que éste es un buen inicio. Lo que Jhonny su socio de TauroArte quería era hacer una tarde de solo peruanos para medir la respuesta de la gente. Lo consideraremos en futuras versiones. Otra cosa que se pide son novilladas y la verdad es que darlas cuestan casi o lo mismo que las corridas de toros, veamos cómo las recibe el aficionado. Si no las apoya entonces significa que las novilladas de verdad son muy difíciles de realizar”.

─Eso mismo, el aficionado tiene la palabra. Ustedes están haciendo apuesta importante presentando una novillada, eso es muy meritorio…

Ojalá que la gente le dé la importancia con su asistencia de lo contrario el mismo aficionado va a confirmar, que son inviables”.

─¿ De qué adolece la Fiesta actualmente desde la visión del aficionado ?

De formalidad”.

─¿ Así de enfático?

Así mismo. Esa es la palabra. No encuentro otra”.

─¿ Sientes que La Esperanza, la Plaza de Toros, y el embarcarte en la gestión taurina, te estén privando de hacer algo diferente en el plano familiar ?

Así es, lo supones bien, esto es muy riesgoso en términos de inversión. El dinero invertido en los cambios nunca los recuperaré si el proyecto taurino no funciona, pero es un riesgo que quiero tomar y mi familia me respalda. Quizás me estoy metiendo en algo con altas probabilidades de no funcionar, pero la realidad es que siempre me gustaron los negocios con alto riesgo”.

__________________________________

__________________________________

─ ¿Finalmente, con qué palabra o frase definirías tu vida; La Esperanza podría ser?

Muchos dicen que soy muy terco, a mí me gusta decir que soy un hombre de Fe, lleno de esperanza. Justificable o no, una persona que cree mucho en sí mismo. Creo que el amar genera amor a cambio, la lealtad genera más lealtad, el dar genera entrega a cambio.

Eso es lo que quiero hacer con los aficionados taurinos, dar a ver si se devuelven un poco a ellos mismos. Creamos un poco más en nosotros, amemos nuestra afición y démosle un sentido positivo. Estoy seguro que de esta forma daremos bienestar a la fiesta brava.

Entonces sí, dentro de esa óptica particular, la palabra que me define de la mejor manera no es otra que, esperanza”.

─Gracias Tito por tu tiempo para los lectores de Toros en el Mundo ¿algo más que quieras señalar?

Mi agradecimiento a Casa Toreros por darnos la confianza y la oportunidad de tener algo nuevo en Lima. Que Dios bendiga los toros y cuide a los toreros”.

_____________

Foto portada: Mónica Lucas

__________________________________________

Galería: Martín Campos

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________